CANCERBEROS DEL MARXISMO

by Jose_Quintero

I

SÉ A QUIÉN LE DISTE LIKE EL VERANO PASADO

Hace algunos días recibí un agrio reclamo en Twitter -la red sociodigital que más frecuento y que menos cultivo- por parte de un colega indignado porque (sergún él) quien esto escribe también apoya la criminalización de la protesta social. ¿La prueba? un like a un cartón político de Rafael Barajas, mejor conocido como El Fisgón quien -según la lectura disfuncional del colega de marras- criminaliza la lucha feminista, particularmente en el contexto del 8M

No acostumbro discutir o intercambiar puntos de vista en las redes por razones que no voy a enumerar en este momento, así que después de una primer respuesta mas o menos golpeadona, decidí no tomarme en serio los virulentos reclamos de este colega que se distingue por ser el hooligan de los historietistas mexicanos, la personificación de la furia del converso, protagonista de sanguinarias batallas verbales que ocurren siempre detrás de un teclado y miembro insigne de la Unión de (malos) Dibujantes Comunistas.

Cancerberos-01-746×1024.jpg

Inútil responder a los adjetivos de burlón, moralista e hipócrita con que este prohombre me caracterizó nomás llegando, aunque no dejó de reclamarme después por recurrir a la burla y la descalificación personal. Igualmente inútil debatir con quien lleva la dialéctica a niveles esquizofrénicos (“corté contacto contigo pero espero el debate, pero no porque seguro tienes mejores cosas que hacer, pero ¿dónde están tus argumentos?”). Misión imposible debatir con quien comienza un “debate” a partir de una falacia del tamaño de sus prejuicios, sus fobias y sus rabias.

II

¡¿ALGUIEN QUIERE PENSAR EN LOS GRUPOS DE CHOQUE?!

En días previos a la marcha del 8M -día internacional de la mujer- tanto el gobierno federal como el de la Ciudad de México se propusieron anular la acción mutante de grupos de choque infiltrados en la lucha feminista [SPOILER ALERT: la estrategia funcionó] que desde hace 3-años-3 han buscado posicionar la narrativa de un proyecto político -el de la Cuarta Transformación– como indolente, represor y claramente adverso a la lucha de las mujeres y sus legítimos reclamos. No voy a abundar en este punto -el de la infiltración de grupos de choque por parte de diversas derechas- ya que está sobradamente documentado. Sólo diré que el cartón del 8 de marzo de El Fisgón “Escenarios de violencia” se refiere justamente a la articulación entre grupos porriles del equipo de pambol Gallos Blancos que el 6 de marzo estelarizaron sangriento desmadre en un partido de futbol en Querétaro y los grupos de choque que se desplegarían previsiblemente en la marcha feminista dos días mas tarde.

El cartón político en comento (que no alcanza la excelsitud gráfica y discursiva de los Dibujantes Comunistas pero igual le hace la lucha) no deja lugar a dudas de que Barajas señala a estos grupos de choque -financiados, lumpenizados, creados artificialmente con una intención política desestabilizadora- y de ninguna manera a la afición futbolera o a las adherentes a la lucha feminista; su caracterización gráfica es obvia e inequívoca. Mas aún -no vaya a ser que algún analfabeta funcional interprete mal su opinión- El Fisgón reforzó su publicación en Twitter con la frase: “La violencia en el 8M daña al movimiento feminista y beneficia a la derecha. Por un 8M sin violencia”. El Fisgón se pronuncia, en definitiva, por una manifestación libre de cualquier tipo de violencia que pueda afectar mediáticamente las causas y demandas del movimiento feminista, cuya legitimidad nadie en su sano juicio pondría en duda. 

La manzana de la discordia

Este alegato contra la violencia podría convencer a todos menos a un hábil y conspicuo dibujante comunista que sabe que detrás de esta opinión de apariencia clara y rotunda se esconde la criminalización de la protesta. Donde la mayoría ve un señalamiento expreso y puntual, nuestro artista ¿radical? ve a un caricaturista pro 4T (y esto es, según entiendo, algo malo) que equipara la violencia de un partido de futbol con el reclamo legítimo de mujeres y madres en busca de justicia. 
¿Pruebas? ¿argumentos? ¿razonamientos lógicos? ¡¿Quién los necesita?! ¡Venga la sentencia!
El cartón criminaliza la protesta y no hay nada más que discutir. Y quien esto escribe y aquello suscribe es un moralista hipócrita que merece ser exhibido por darle like a aquella abominación.

Para mi genuina sorpresa, la retorcida lectura del sujeto de marras no fue una excepción. En la polémica de los días posteriores al 8M hubieron varias interpretaciones en esa misma linea donde el común denominador fueron las tripas a botepronto o los prejuicios con grado de maestría y/o doctorado.

III

LO CORTÉS NO QUITA LO MARXISTA

Las diatribas de este simpático sujeto no merecen mayor atención y esta situación (que es el pan de cada día en Twitter) no pasa de lo vulgar y anecdótico, salvo porque pone en relieve un tema del que vale la pena ocuparse: el de la izquierda purísima, los francotiradores atrincherados en el castillo de la pureza, los descoloniales coloniales, los comunistas radicales de derecha. 

Hablo, groso modo, de un sector de intelectuales o simpatizantes de corrientes ideológicas prestigiadas que, a la sombra de estas, se dedican a descalificar cualquier proyecto político que no se acomode a su horma de pensamiento -preferente y sospechosamente los proyectos llamados progresistas latinoamericanos.

 Me centraré por el momento en los rabiosos fans de cierta interpretación del comunismo, quienes siguiendo la linea epistémica del socialismo realmente existente del siglo XX (hermético, ortodoxo, vertical, intransigente), ese que nos vendieron como EL SOCIALISMO y LA INTERPRETACIÓN FINAL DEL MARXISMO y que ahora se conoce no era mas que un fragmento adulterado. Enrique Dusell -exégeta de fama y prestigio mundial- asegura que el marxismo oficial o estalinista, el que la URSS exportó al mundo, no tiene nada qué ver con el verdadero Marx, y lo dice tras haber estudiado toda la obra -publicada e inédita- de puño y letra del aludido. Aún estamos por conocer -vaticina este filósofo argenmex– la auténtica dimensión del pensador alemán para dicha del pensamiento crítico y desdicha de la ortodoxia. 

Siguiendo aquella linea de pensamiento atrapado en resina, les decía, estos hinchas del comunismo van por las redes sociales echando bronca, regañando y acusando a cualquiera que se salga de su huacal epistémico. Su problema, además de cierta compulsión regañona y la altísima autoestima en que se tienen por le hecho de haber leído a Marx, radica en que, ortodoxos como son, ignoran las complejidades raciales, geopolíticas, sexistas, coloniales etc. que podrían enriquecer una interpretación no eurocentrica de esa linea de pensamiento e ignorando esto pretenden combatir al capitalismo occidental desde su misma lógica; es decir, se organizan para luchar contra el capitalismo reproduciendo sus lógicas patriarcales, eurocéntricas, racistas, clasistas, dualistas cartesianas etc. Esto se sabe por sus dichos diseminados por aquí y por allá pero sobre todo por sus hechos -podría dar fe de algunos que de comunistas sólo tienen la foto de perfil y de filocapitalistas, todo lo demás.

Quiero dejar bien claro que respeto cualquier interpretación de Marx (que no es que la respete, sino que me tiene sin cuidado) pero me parece penoso que vayan por la vida como una suerte de agentes 007 con licencia para trolear.

Por fortuna el pensamiento marxista es tan noble y poderoso que da tanto para hacer felices a estos simpáticos personajes como para ser retomado, ampliado y complejizado por los muchos y vigorosos marxismos que ayudan (esos sí) a entender mejor el mundo y poder transformarlo sin el ceño fruncido. Basten como ejemplo los marxismos negros y los marxismos del sur global. 


CRISTOBAL COLOFÓN

Guardo una sana distancia con el ballet folclórico de El Chamuco. Nos saludamos con respeto las pocas veces que coincidimos y personalmente admiro mucho a El Fisgón, mas como intelectual que como monero. Dado que su obra es pública tengo un montón de críticas y diferencias con ellos, pero los reconozco como los caricaturistas mas insignes del escenario político actual (no a todos, pero El Fisgón y Hernández sí la arman) y las críticas que puedo hacerles están a años luz de las que haría a los execrables moneros de derecha: mentirosos, cobardes, torpes, clasistas, racistas, maletas, inmorales, golpistas, guarimberos y mejor aquí le paro porque ya me estoy encabronando.

Digo esto porque me cuesta entender a quienes, pudiendo hacer una crítica -dura si se quiere pero fraterna- prefieren denostar al ballet folclórico con argumentos endebles, rabiosos y viscerales pero no tienen ningún empacho en confraternizar y darle sus nutridos likes a la derecha más nauseabunda (Calderón, Rictus, Alarcón, Garci y amables esperpentos que les acompañan). 

La siguiente captura de pantalla me parece una editorial en sí misma y es la síntesis de la vocación conservadora y derechista del bilioso monero, quien en su maraña ideológica se engalla y echa bronca a quien esto escribe por darle una manita arriba al cartón de un colega para luego hermanarse con un usuario que no es nada tímido en mostrar su iracundia irracional, su incapacidad lectora (supongo que es requisito para llevarse bien) y su evidente inclinación hacia la derecha; esa inclinación tan pronunciada que se sincroniza de manera armónica con la izquierda radical.  

Se dice honesto, coherente y comunista, pero definitivamente creo que no le salió.

JQ

Temas relacionados

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.