VEJEZ DE LIDIA

by Jose_Quintero

Se lidia con la vejez como se lidia con el sobrepeso, con una jauría de minutos hostiles, con el sentimiento de vivir un día que ya se acaba y hay que apurar el paso para cumplir con las tareas pendientes. Se lidia con un fenómeno irreversible, inédito e inaudito. Se lidia con la vejez como se lidia con un animal de lidia.

Recuerdo con mucho humor la primera cana que descubrí en mi antebrazo izquierdo, erguida de manera insolente entre mis dóciles vellosidades color negro azabache. Recuerdo con mucho menos humor la primer cana en mi fornido pectoral… lo que ya no recuerdo es cuándo dejaron de ser una anomalía estos pelos tan albinos como indomables. 

Envejezco y no lo hago solo. Me acompañan en esta noble labor mis amigos, familiares y parejas (y algunos disidentes de mi persona humana, pero esos insensatos ya eran viejos desde hace varias décadas). Envejece también el mundo, que aunque ya existía hace millones de años nació realmente junto conmigo y morirá cuando muera mi carne. Lo único que rejuvenece es mi temor a la muerte, mi gusto por el cacao tostado y mi fascinación por las stratocaster.

Stratocaster MIM

Estoy piensa que te piensa en el fenómeno de la vejez desde que hace unos días escuché una reseña de Un Instante Eterno, Filosofía de la Longevidad de Pascal Bruckner. No tengo tiempo de cambiar mi vida y mucho menos de leer libros caros, por lo que suelo esperar a que Hollywood o Netflix los adapten para la pantalla grande; En lo que esto ocurre o no, suelo ver las excelentes reseñas en el canal de YouTube de Carlos Álvarez Terán. Este reseña (este libro) me pareció increíblemente brillante, emotiva y vivencialmente estimulante, por lo que no dejo de recomendarlos a aquellos neorucos nacidos en la década de los 70’s y de allí patrás.

Como dijera el cumplido cantautor: Y ruede la rueda y gire la noria.

Gañán otoñal

La reseña en cuestión

Un Instante Eterno

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.