Mesianismos, cacicazgos y retórica a la carta – el affaire SEP 1

by Jose_Quintero
0 comment

En el principio fue el libro de texto no remunerado

El punto de partida de este curioso affaire es una convocatoria aparecida el 15 de marzo del 2021 donde la Secretaría de Educación Pública invita a la comunidad de ilustradores a colaborar en los libros de texto gratuitos para educación primaria. El pequeño detalle es que el trabajo deberá hacerse a contrarreloj y sin remuneración, a cambio tan sólo de una constancia con valor curricular y un ejemplar impreso. El manejo político de la convocatoria revela una gran torpeza ya que -por razones que desconozco pero que poco importan- la institución debe resolver una tarea editorial compleja en condiciones muy precarias y con un ruido mediático extra que abre un innecesario flanco de críticas al proyecto de la Cuarta Transformación, enemistándola de entrada con una buena parte de la comunidad de ilustradores.

Abogando por el diablo

Que la elaboración de los libros de texto haya sido manejada con las patas no implica que la propuesta de colaboración pro bono sea mala en sí misma. En mi opinión se pudo haber apelado legítimamente al trabajo solidario de artistas simpatizantes del proyecto político del lopezobradorismo, ya que se trata de un proyecto de beneficio social sin fines de lucro. Si bien no es algo para celebrar, el trabajo no remunerado no implica -necesariamente- un acto de explotación o abuso laboral. De hecho se trata de una convocatoria abierta, no obligatoria (nadie obliga a nadie a regalar su chamba). Es como un llamado a misa para participar en un proyecto editorial atípico por su magnitud y su importancia y de ninguna manera debe ser visto como un trabajo común y corriente, una chamba del día a día como muchos plantearon. Es cierto que la ausencia de pago no resulta nada apetecible, pero el asunto no puede ser reducido solamente a su dimensión económica ni es prudente vocalizar el inútil y despolitizado mantra de: “no vivimos del aplauso” o “la cultura se paga” o tantas otras frases que pretendiendo decirlo todo, acaban diciendo nada. 

En todo caso es muy debatible que se trate de una “crisis originada por un nuevo gobierno aún más populista y oportunista (que los anteriores)“, como algún colega ha planteado por ahí. De hecho y si no estoy mal informado, el Fondo de Cultura Económica ha utilizado el formato de colaboración no remunerada bajo la gestión de Paco Ignacio Taibo sin que al momento haya estallado escándalo alguno.

Según el sapo editorial es la pedrada

En fin, que la respuesta del altamente despolitizado gremio de ilustradores fue inconformarse en redes sociales publicando memes con imágenes satíricas montadas sobre las portadas de los libros de texto. Un acto lúdico y catártico que habló más del autor del meme que de la convocatoria de la SEP. Algunos colegas publicaron amplias reflexiones al respecto (en pro y en contra, aunque mayoritariamente en contra) y -finalmente- un puñado de ellos conformó un pequeño grupo por la vía del fast track para pronunciarse frontalmente en contra de la convocatoria a la voz de:

“En el gremio de los ilustradores podemos compartir su diagnóstico, sus objetivos y las premisas que los alientan, pero no podemos aceptar, como profesionales de esta área, que es una de nuestras especialidades, los mecanismos y la forma con la que pretenden llevar adelante la elaboración de los nuevos materiales educativos que la nación demanda.” 

En la que me parece una de las declaraciones mas filo caciquiles y delirantes que haya escuchado en fechas recientes; muy en el tenor de un viene-viene que increpa a un conductor de automóvil por estacionarse invadiendo su espacio de trabajo.

Temas relacionados

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.